El CENP presentó la conferencia: “Definiendo mi estilo de vida”

En el marco de los festejos conmemorativos del 35° Aniversario del Instituto Tecnológico de Tehuacán (ITT); el presidente del Círculo de Estudios del Nuevo Pensamiento AC, Ángel Gustavo Ruiz Flores, presentó el pasado 2 de septiembre de 2010 la conferencia titulada: “Definiendo mi estilo de vida”, en la cual resaltó la importancia de los hábitos, las actitudes y las creencias como factores causantes y determinantes del éxito o del fracaso en la vida.


Ante alumnos de las carreras de administración y contaduría de la máxima casa de estudios de esta región, el ponente agregó que según estudios realizados a nivel internacional, solo una de cada cien personas tiene garantizado el “éxito” pleno, tras haber logrado un desarrollo equilibrado en lo físico, emocional, interpersonal, afectivo, espiritual, intelectual, cultural, profesional, laboral y financiero.

Siendo tal la complejidad humana, expuso que se han dado a la tarea de impulsar el denominado “Club de la Felicidad”, así como el taller de “Comunicación compasiva”. El primer proyecto se ideó con el propósito de promover los beneficios de ser feliz, a través de reuniones, distribución de boletines y mensajes por correo electrónico.

Subrayó que “la felicidad no es un fin, sino un recurso o herramienta para alcanzar el objetivo deseado, es una habilidad que se puede aprender, siendo la actitud hacia la vida, hacia otras personas y hacia toda situación o circunstancia, esencial para vivir una vida feliz”.

Por lo que toca a la estrategia de comunicación compasiva, la cual forma parte de la Campaña por la no violencia, Ruiz Flores explicó que esto implica un proceso que ayuda a escuchar más profundamente a los demás, a conectarse exitosamente con ellos y mejorar todo tipo de relaciones, utilizando métodos realistas y probados para comunicarse clara, sucinta y efectivamente.

Puntualizó que el éxito de nuestra comunicación y en consecuencia el éxito y bienestar en nuestras relaciones con los demás, depende de estar atentos a las necesidades y sentimientos de uno mismo y de los demás, precisando que las necesidades son universales -solo varían los mecanismos que se usan para satisfacerlas-, en cambio, los sentimientos son personales y fluctúan en razón de las necesidades que se limitan a dos grandes clasificaciones: las satisfechas y las no satisfechas.

“A pesar del espíritu festivo que caracteriza al mexicano, en su interior prevalece la creencia de que es difícil ser feliz y, por ende, piensa que la felicidad es inalcanzable”.

Ángel Gustavo Ruiz Flores, presidente del Círculo de Estudios del Nuevo Pensamiento AC.

Leave a Comment