Hasta siempre… Arq. Carrillo

Arq. Marco Antonio Carrillo Méndez

(1956-2015)

A las 6:20 horas del viernes 29 de mayo, en la ciudad de Puebla, falleció el Arq. Marco Antonio Carrillo Méndez, presidente honorario de la Casa de Cultura Étnica Popoloca “Xinaquititi Kicia” Ciudadano Distinguido de Tehuacán.

El Arq. Carrillo, nació en el Distrito Federal, el 8 de mayo de 1956, pero por azares del destino pasó su infancia en Zapotitlán Salinas, de donde partió para realizar sus estudios de arquitectura en la ciudad de México. Posteriormente emigró a la ciudad de Tehuacán donde vivió el resto de sus días.

Como arquitecto construyó múltiples obras de tipo privado y público, destacando el Palacio Auxiliar Municipal de San Nicolás Tetitzintla y el Centro de Desarrollo Ecoturístico conocido como Casa de Medicina Tradicional y Ecoturismo en la Cuna del Maíz “Yencoxcaxoxovic” (Collares Verdes), ubicado en el municipio de Coxcatlán.

Sin embargo, su mayor aportación a la comunidad fue su papel como promotor de la cultura indígena y popular. Era frecuente verlo en los distintos eventos cívicos y culturales de la ciudad y la región. Era conocido por muchos estudiantes que buscaban en la Casa de Cultura Popoloca información sobre aspectos históricos y culturales de la región.  Por sus conocimientos era buscado también por los medios de comunicación y por académicos nacionales y extranjeros.

Hombre sencillo, podía conversar en la calle con ciudadanos comunes. Pero también orador consumado podía disertar frente a hombres de la política y representantes de la cultura.

Padre amoroso, se preocupaba con el futuro de sus hijos y de la niñez y juventud en general. Solía hablar de valores en sus discursos y siempre estaba dispuesto a apoyar a cualquier persona que se lo solicitara.

Hombre de bien, le preocupaba la violencia en particular y la gama de problemas sociales, siempre estaba dispuesto a dialogar para analizar la situación de nuestra ciudad. Solía decir “en la Casa de Cultura siempre trabajamos ‘a favor de’ nunca ‘en contra de’”.

Esposo tierno, admiraba a su esposa y siempre repetía que “el hombre tenía la edad de la mujer que amaba”.

Amigo leal, apoyaba los emprendimientos de sus amigos con entusiasmo y fervor como si fuesen propios.  Leal en vida y más allá de la muerte, pues, hizo lo posible por concretar los sueños de un gran amigo que partió antes que él.

Marco Antonio Carrillo, nos dejó un ejemplo que no podemos dejar de lado: los hombres con ideales siguen vigentes.  Ellos son los que hacen de este mundo un mundo mejor.  No existe comodidad del hombre práctico que no haya sido resultado, en principio, del trabajo de un idealista.

Sólo espero que su vida y obra nos guíe y nos inspire por muchos años.

Leave a Comment