Unifican criterios de enseñanza de lenguas indígenas

Representantes de las etnias náhuatl, mixteca y popoloca de la región de Tehuacán, participaron en el Segundo Taller de Análisis de las Prácticas de Enseñanza-Aprendizaje, convocado por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), con el objetivo de establecer criterios de referencia para la enseñanza de idiomas indígenas como segundas lenguas (L2) en contextos no escolarizados.

La delegación local estuvo compuesta por: Alfredo Ponce Cavanzo, profesor de náhuatl con la variante de Ahuatla, Coyomeapan; Otilio Herminio Álvarez Ortiz, autor del libro “Idioma Mixteco de San Pedro Atzumba, Zapotitlan Salinas”; María de las Nieves Regino Hernández, hablante de náhuatl y coordinadora del Centro de Enseñanza de Lengua y Cultura (CELC) de San Francisco Altepexi), Marco Emmanuel Carrillo Moncada, voluntario de la Casa de Cultura Étnica Popoloca “Xinatitiqui Kicia” y Marco Antonio Carrillo Méndez, en su calidad de presidente honorario de esta última institución comunitaria y promotor de las lenguas indígenas.  


 
El encuentro se desarrolló del 5 al 7 de octubre y del 9 al 12 de noviembre en la  ciudad de México,  con la intención de crear un espacio de reflexión y análisis sobre la elaboración de niveles de enseñanza-aprendizaje de lenguas indígenas desde un enfoque comunicativo, por lo que asistieron promotores, instructores y profesores que imparten cursos de este tipo en casas de cultura, academias y universidades.

Con lo anterior se busca visualizar, identificar y elaborar niveles de enseñanza-aprendizaje de lenguas indígenas como una plataforma para la elaboración de programas de enseñanza cada vez más sólidos y que contribuyan a la importante labor que se viene realizando para fortalecer el acceso a las lenguas indígenas nacionales.

Marco Antonio Carrillo Méndez, presidente honorario de la Casa de Cultura Étnica Popoloca “Xinatitiqui Kicia”, señaló que quienes manejan alguna lengua indígena deberían ser considerados “tesoros vivientes”, como sucede en otros países ya que, por ejemplo, el náhuatl se habla desde hace cinco mil años en lo que hoy es América, lo que significa que es uno de los más antiguos de Mesoamérica y pone de relieve la riqueza que en esta región existe, al conservarse conocimientos milenarios.

“Este tipo de conocimientos no deben desaparecer, al contrario, deben reforzarse para que la niñez siga hablando, leyendo y escribiendo en su propio idioma”, agregó al afirmar que “muchos aspectos de la vida, de la filosofía, de la idiosincrasia  y cosmovisión de una comunidad, no es posible transmitirlos de una generación a otra si no es por medio de su lengua madre”.

Leave a Comment